La verdade aunque severa…

La verdad aunque severa, es amiga verdadera…

Una vez mas sentado frente a la pantalla tratando de cumplir con mi promesa de llevar a ustedes otro Lunes de Boricua temprano en la mañana de cada lunes. Esta vez con una mezcla de buenas y malas noticias.

La buena, que ya María se ha alejado y pudimos, con vida aun, salir y ver lo que dejó en pie de nuestra linda Isla del Caribe. Nací un año después de que nos visitara el huracán más grande y poderoso que visitó nuestra tierra en el siglo pasado – San Felipe – por lo que no tengo un modelo para comparar. La verdad es que todo se ve al revés, lo que debía estar de pie estaba acostado y lo demás no existía pues estaba escondido debajo del agua. Los árboles — los aún en pie — están desnudos. Las hojas ya no estín en los árboles, estan en las cunetas.

Dando un paso atrás en la historia, cuando nos azotó el Huracán Hugo en septiembre del 1989, la Sección de Puerto Rico con la ayuda de la antigua Liga Puertorriqueña de Radioaficionados (PRARL) ya tenía instalada una estación de VHF y HF con sus respectivas antenas,  en cada distrito (creo que eran 9 de acuerdo con la DC) usando las facilidades de la entonces Defensa Civil. Cada estación tenía 4 radioaficionados a cargo y había comunicaciones en HF (3925 MZ y 7250 MHz – de día y de noche) entre San Juan y todos los distritos incluyendo las Islas Vírgenes. Las cabeceras de Distrito se ocupaban de correr redes en VHF simplex entre los pueblos adyacentes. Se movieron 3 “jump teams” completos con la ayuda de Glen Baxter-K1MAN(SK) uno se quedó en Puerto Rico y los otros dos se movieron a St. Thomas y St Croix. Recuerdo que uno de ellos se mantuvo transmitiendo desde las ruinas del hospital. Estos “jump-teams” viajan con equipo, antenas y hasta alimentos para operar desde donde no existe nada. Operaron desde las Islas Vírgenes cubriendo sus necesidades de comunicaciones de emergencia por un poco más de una semana. Debido a que los repetidores por lo general están localizados en lugares altos e inhóspitos y son los primeros en dejar de funcionar en emergencias causadas por el mal tiempo, las redes de emergencia se organizaban en HF, un sistema infalible ya que funciona de antena a antena. Las redes en VHF/UHF se mantienen en simplex por las mismas razones.

En el mundo de la radioafición “moderna” pasa más o menos lo mismo – cada cual por su lado – como si no existieran otros radioaficionados. Lo comprobamos durante los días de Irma y María. Cuando hizo falta la ayuda en emergencias. Escuchamos por una estación comercial a un radioaficionado pidiendo por favor que se unieran a una red de emergencia en 447.225 MHz. En otra ocasión un comentarista comercial pedía a nombre de un radioaficionado que llamó para que los “radiodifusores-KP4” le llamaran para formar una red de emergencia. Se notaba sin tener que ser un experto que la radioafición no está preparada para servir en emergencias. Aparentemente el programa oficial de ARES es un secreto que solo conocen unos pocos, pero es inútil para el pueblo cuando se necesita.

La noticia buena… De buenas a primeras en septiembre de 2017 nos encontramos sin energía eléctrica, sin teléfono, sin agua, sin televisión, sin eMail, sin Internet y sin nada de lo que un día antes dábamos como bueno sin pensar siquiera que alguna vez nos faltaría. Como siempre debemos ver los dos lados de la moneda, ahora volvemos a ver una familia junta, se sientan en la mesa y conversan en familia como en los viejos tiempos, los vecinos se conocen – aquellos que antes ni se saludaban ya que estábamos ocupados “textiando” – se ayudan. Los jóvenes conversan – antes era cada cual un mundo aparte con un solo amigo, el celular o la tableta. En estos días vimos con gran sorpresa a padres y madres con sus hijos jugando juegos de mesa sin “los artefactos electrónicos inteligentes” impidiendo la conversación familiar.

El no tener redes bien organizadas no es bueno para nuestra comunidad de radioaficionados. Lo peor, triste y vergonzoso es que el presidente de ARRL, Rick Roderick, K5UR públicamente anuncia que la Cruz Roja Americana le ha pedido ayuda. Dice y citamos…  “La Cruz Roja Americana le ha pedido al ARRL ayuda para Puerto Rico. En casi 75 años de relaciones entre el ARRL y la Cruz Roja Americana esta es la primera vez que la CRA ha pedido ayuda a este nivel. El huracán María ha devastado la infraestructura de comunicaciones. Sin electricidad y teléfonos y con la mayoría de las antenas de celulares fuera de servicio, millones de personas no han podido localizar los servicios de emergencias locales”, que necesitan.

Puerto Rico que se considera entre los primeros en el mundo en cuanto a radioaficionados por milla cuadrada, aparentemente no tiene el liderato apropiado y necesario para mantener un programa de comunicaciones de emergencia suficientemente bien organizado para tomar las riendas durante emergencias.

Rick Roderick K5UR ARRL President

Nuestro presidente Rick dice… “La CRA necesita 50 radioaficionados norteamericanos que puedan ayudar a preparar la data (disater survivor information) para el sistema de “Safe and Well” de la Cruz Roja.” Añaden que los requisitos son tener una licencia de la clase General o más alta y moverse a Puerto rico por unas tres semanas con gastos pagos por la Cruz Roja. La verdad es que nos da “vergüenza ajena” por qué los radioaficionados puertorriqueños supuestamente bajo el mandato de super-radioaficionados no sean suficiente para demostrarle a la Cruz Roja que dentro del programa de emergencias con el “supuesto andamiaje” que se alega y se anuncia con bombos y platillos podamos ofrecer un servicio que requiere que 50 radioaficionados norteamericanos tengan que ser reclutaos para esa tarea.

Para fines de los años 70 y principios de los 80 la Sección de Puerto Rico mantenía una estación de HF y VHF en las facilidades del NWS en Carolina y recordamos que durante la temporada de huracanes Puerto Rico organizó y envió a las Islas Vírgenes dos “Jump Teams” con equipos completos para ofrecer servicio de comunicaciones de emergencia durante un huracán que puso a esas islas en condiciones iguales o peores a la que estamos viviendo hoy.

No somos expertos en el tiempo y mucho menos adivinadores pero con mucha pena nos parece que las condiciones deplorables por la que estamos pasando no serán remediadas en días o semanas, nos parece – y esperamos estar equivocados – que serán de largos meses o tal vez años. Nos parece que en Puerto Rico no tenemos personas con los conocimientos necesarios para organizar los remedios que necesitamos. Tal vez terminemos con un equipo de extranjeros diciéndonos que y como hacer las cosas en Puerto Rico.

Nuestras mas sinceras felicitaciones a todos aquellos radioaficionadsos que desinteresadamente ofrecieron servicios de comunicaciones de emergencia a comunidades aisladas que perdiron todo contacto con el mundo exterior.

Quizás sea tiempo para que los buenos radioaficionados boricuas – que son muchos – se interesen en prepararse para ser “operadores de emergencia certificados” tomando el curso especializado que ofrece y certifica el ARRL dentro de su programa de “Educación Continuada”. El ARRL/VEC Puerto Rico VE Group, que es un grupo afiliado al ARRL ofrece este curso en español libre de costo. (En los EE.UU cuesta $85.00) Este curso está certificado por el Departamento de Educación Continuada del ARRL. Se puede conseguir más información visitando las páginas en el Internet de “kp4boricua.org”

Hasta el próximo lunes de boricua,

73 de Víctor, KP4PQ

Esperemos a ver si es que para el proximo lunes de boricua todavia Maria nos estará haciendo daño.

Mis mejores deseos para aquellos que no la estan pasando muy bien, sin agua, sin energía eléctrica, sin TV, etc., etc., etc. Tranquilos, otros estan peor. Como me decia mi padre… “No te quejes por no tener zapatos, hay otros que no tienen pies”.