Brilla la Navidad, aunque sin LUZ para muchos…

 

La verdadera Navidad…

Muchas veces celebramos la Navidad sin saber su verdadero significado. En nuestro Puerto Rico donde se celebra la Navidad más larga en el mundo, muchos desafortunadamente pensamos en arroz con gandules, bacalaítos, lechón asado, pasteles y “coquito”. Muy pocos piensan en la verdadera Navidad la época en que debemos celebrar – por lo menos los cristianos – el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. La Navidad se ha comercializado y se ha convertido en más bien, una época social para pasara bien.

La Navidad se celebra en todas partes del mundo, aunque con costumbres y rituales diferentes, pero a estas diversas maneras de conmemorar la fecha nos une la celebración del nacimiento de Jesús hijo de Dios.

En Puerto Rico, la época navideña es motivo de encuentros familiares, abundan los aguinaldos, sonrisas, abrazos, buenos deseos, el ambiente de fiesta en las calles, no faltan los tradicionales villancicos, lechón asado, pasteles y por supuesto, se decora el árbol de Navidad.

Nuestras fiestas comienzan a mediado del mes de noviembre, justo después del día de Acción de Gracias. En esta época es notoria la llegada de muchos boricuas ausentes quienes vienen de los Estados Unidos y otras partes del mundo a encontrarse en el terruño con familiares y amigos.

También en nuestro país la forma de celebrar la Navidad o Noche Buena, el 24 de diciembre, varía a la de otros países, pero en sentido general los cambios son muy pocos.

El árbol de Navidad es un símbolo de uso universal, decorado con luces multicolores y considerado uno de los símbolos más hermosos y conocido de la Navidad, al igual que el pesebre que reproduce el nacimiento del niño Jesús, forman parte de los tradicionales adornos en los hogares boricua. En sentido general las celebraciones se centran en aguinaldos, consistentes en la reunión de un grupo de amigos y familiares que a partir de la medianoche y sin avisar, tocan la puerta de vecinos y conocidos a ritmo de villancicos en una trulla o asalto Navideño. El más usado es el famoso decir “alegre vengo de la montaña”, con el que se logra despertar por sorpresa a los visitados que muchas veces se integran a la celebración haciendo crecer a los grupos en parranda hasta que amanezca.

El 24 de diciembre, día de Noche Buena, se reúne la familia amigos y allegados, y se comparte la cena que normalmente tiene como plato típico el lechón asado y el arroz con gandules y los pasteles. Y nunca falta para completar la digestión unas copitas de “coquito” del país.

En cuando a la entrega de regalos o juguetes a los niños, la tradición en la isla está dividida, muchas personas los entregan la noche del 24, y otros lo hacen el 6 de enero día de los Reyes Magos, pero también se han adoptado costumbres norteamericanas como la de que es “Santa Claus” o Papá Noel quien también trae regalos desde el Polo Norte.

¿Qué nos dice la historia?

Según algunas leyendas, la celebración de Navidad surgió para contrarrestar las fiestas paganas que se celebraban en el mes de diciembre. El día 25 de diciembre era sagrado no sólo para los romanos, sino también para los pérsicos cuya religión era una de las rivales principales del cristianismo de aquella época.

Es difícil precisar cuándo comenzó a celebrarse la Navidad tal cual la conocemos hoy día. Lo cierto es que las costumbres, los mitos y las leyendas que se le fueron sumando a lo largo de los siglos provienen de diferentes países.

El espíritu de la Navidad para muchas personas es únicamente un estado de ánimo; pero para otras es el manto protector que envuelve al mundo durante los días que se recuerda el nacimiento de Jesucristo.

Aunque muchas personas las consideran únicamente una forma de diversión, estreno de ropa y de recibir regalos, la realidad es que, sea cual sea el concepto que se tenga sobre la Navidad, es una oportunidad para reflexionar en familia y para muchos, comenzar una nueva vida.

Esperamos que todos los radioaficionados aprovechemos estos dias santos para meditar y encontrar una forma para unirnos con una sola voz para lograr una mejor radioafición.

En este sentido exhortamos a todas las familias a que hagan de cada adorno, pieza musical y celebración Navideña un motivo para crear un ambiente de paz que nos encamine a un encuentro personal con Dios por medio de Jesús. Este ambiente nos hace mucha falta especialmente mientras nos recuperamos del mayor desastre por el que haya pasado nuestro Puerto Rico en el último siglo.

Muchas bendiciones para todos… Estaremos como siempre con ustedes cada nuevo lunes de boricua en el 2018.

Hasta entonces 73 de

Victor, KP4PQ