Ciego… si, incapacitado, no…

No trato especial, solo trato digno a las personas ciegas…

Sabemos que hay algunos radioaficionados, o tal vez familiares o conocidos no videntes. Estas notas interesantes por demás, son cortesía de un radioaficionado ciego, a quien le agradecemos su colaboración.

Las siguientes son algunas reglas de cortesía que se deben tomar en consideración al interactuar con una persona ciega – digo CIEGA porque estas personas no son impedidas o con restricciones, etc., son personas ciegas y así a ellos no le molesta ni les crea pena alguna por que le llamen ciegas.

  1. Un ciego es una persona normal, pero es ciega. Al hablarle no se debe subir el tono de voz, ni se debe hablar más lento y mucho hablarle como si el ciego fuera un niño. Nunca le preguntes a su acompañante que quiere el ciego. Ejempló – El decir ¿El quiere algo de tomar? Preguntale a él directamente.
  2. Si el ciego usa su perro guía, un bastón largo y blanco o te pide usar tu codo para agarrarse y que le sirvas de guía humano, no sientas que es algo malo. Dejalo que el decida que le conviene. Nunca lo agarres por el brazo para tratar de dirigirlo. Eso lo hace sentir mal y hasta le puede causar eu accidente.
  3. Al ciego le gusta saber quien más está presente o quien entra al sitio. Me gusta saber quién más está conmigo. Cuando entres o salgas del salón o lugar donde yo estoy, déjame saberlo. También indícame sobre la presencia de otras personas, niños, o animales en el lugar. Si estamos en un lugar público, recuerda que con hacer una señal con tu mano no es suficiente para que yo note tu presencia. Si no me hablas, después no te quejes de que de que yo no te saludé… ¡No te vi!
  4. La puerta parcialmente abierta de una habitación, gabinete, o un vehículo es un peligro para mí. Tampoco es bueno el que me abran la puerta, ya que cuando yo la abro, puedo establecer de manera fácil el marco de referencia de dónde es que está el espacio por dónde debo caminar. La mayoría de mis accidentes son con puertas que otros me abren para que yo pueda pasar. Además, por alguna razón hay personas que insisten en abrir la puerta y aguantarla con el cuerpo, dejando muy poco espacio para que yo pueda pasar con mis libras en exceso, y un perro a mi lado izquierdo.
  5. En la cena, puede que tenga problemas con cortar mi carne. Si me quieres ayudar, lo puedes hacer indicándome que hay en cada parte del plato. La forma más fácil es usar como referencia la cara de un reloj. “Tienes arroz de 3 a 6, la carne está a las 9, y ensalada de 1 a 3.” De esta forma sabré no tocar el plato en su cuadrante superior de la derecha (de 1 a 3). Todavía no me gusta la ensalada. En cuanto a las carnes, la realidad es que las prefiero sin huesos.
  6. No evites usar palabras como mirar o ver. Yo también las uso frecuentemente. “Ayer vi a fulano en la actividad.”
  7. No le tengas pena a un ciego, siempre tratalo como cualquier otro ser humano. Te lo agradecerá, aunque no te lo diga.
  8. Si te está visitando muéstrale donde están las cosas. No solo digas que el cuarto de baño es la tercera puerta a la derecha, etc., muéstrale donde está el inodoro, el lavamanos, el jabón, las toallas, etc.
  9. Si conduces, recuerda que la Ley obliga ceder el paso a personas que se ayudan con un bastón blanco. Solo las personas ciegas usan este tipo de bastón.
  10. Nunca trates de aprovecharte o sacar ventajas de un ciego. No hagas muecas o gestos porque el ciego no ve. El ser ciego no necesariamente significa que no vea absolutamente nada. Hay ciegos que ven más de lo que piensas, aunque menos de lo que quisieran.
  11. Los perros guía pueden acompañar a un ciego a cualquier parte. Mi perro guía me puede acompañar en cualquier lugar público al que yo puedo entrar. No tengo que pagar tarifa adicional por el perro, en lugares en los que yo pago para entrar. Las leyes estatales y federales me protegen. No todas las personas ciegas tienen la misma necesidad de ayuda o las mismas destrezas.

Hasta el próximo lunes de boricua, ¡Ayuda siempre al que necesita ayuda!

73 de Victor, KP4PQ

Su licencia de la FCC…

Su licencia de Radioaficionado…

Muchos candidatos a radioaficionado se comunican con nosotros varios días después de aprobar sus examenes para quejarse de que no han recibido su licencia por correo. No deben olvidar que el envío automático de las licencias por correo se eliminó hace varios años.

Como obtener copia de su licencia…

Siguiendo las normas del presupuesto, la FCC hizo también los recortes requeridos. Desde febrero de 2015 la Comisión eliminó primero, el papel de “seguridad” que usaba para imprimir las licencias para radioaficionados y segundo, un poco más tarde, el envío como procedimiento rutinario, de licencias de papel vía correo. Recuerde que la FCC ya no usa papel distintivo de seguridad para imprimir su licencia y lo ha estado haciendo usando papel blanco reciclado corriente. El papel especial costaba 6 veces más que el papel corriente.

Al presente, como procedimiento básico todo radioaficionado que desee una copia de su licencia, ya sea nueva, luego de un up-grade o un remplazo puede hacerlo mediante el uso de Internet.

Hay varias maneras para que usted pueda obtener una copia oficial de su licencia. Estas licencias se identifican debido a que tienen impreso el logo de la FCC y en forma diagonal la frase “Official Copy” en marca de agua en cada página de la autorización.

¿Cómo hacerlo?

1. Bajandola del Internet e imprimiéndola en su impresora: Usted puede entrar en el “License Manager” en la página del ULS de la FCC: http://wireless.fcc.gov/uls/ usando su FRN personal y su “password” asignado. Usted recibió su “password” poco después de recibir su licencia original en una carta separada a la de su licencia. Si la perdió, la única forma de recuperar su “password” o conseguir uno nuevo es llamando personalmente a la FCC. Nadie puede hacerlo por usted ya que le preguntarán información personal para identificarlo. En la página “DOWNLOAD AUTHORIZATIONS” debe entrar sus indicativos en ‘Authorizations to Download’ y dar un “click” en “download”. El PDF de su licencia se puede guardar en su computadora para luego imprimirla o puede abrir el archivo para imprimir la licencia inmediatamente.

2. Entrando a la página de la FCC y escoger su preferencia: Usted puede ir a la página del ULS de la FCC “ULS License Manager System” en http://wireless.fcc.gov/uls/ usando su FRN y su “password”. Seleccione “Set Paper Authorization Preferences”. Esta opción determina si usted desea recibir su licencia impresa de la FCC por correo en el futuro. En la página del ‘Set Paper Authorization Preferences’ usted debe seleccionar “YES” o “NO” y darle un “click” a “SAVE”. Si selecciona “YES” recibirá una copia de su licencia de papel vía correo cuando usted modifica, renueva o solicita un remplazo de su licencia. Si selecciona “NO” no la recibirá por correo impresa en papel.

3. Por eMail: Cuando usted modifica, renueva o solicita un remplazo de su licencia, el radioaficionado que ya tiene su número FRN y provee una dirección válida de eMail bajo “Applicant’s Information” en la página del ULS recibirá la copia de su licencia oficial vía eMail a su dirección electrónica. La acción de incluir su eMail puede hacerlo a través del VEC cuando solicita una nueva licencia, un “upgrade” de su licencia o un remplazo de la misma. Todo candidato a radioaficionados tiene que incluir una dirección de eMail valida en la forma F-605 del NCVEC para poder recibir su licencia oficial vía eMail.

4. Comunicándose con la FCC: Usted puede comunicarse con la FCC vía Internet, por teléfono, o por correo regular para solicitar su licencia de papel. Cuando necesite una copia simple de su licencia que estará marcada diagonalmente con una marca de agua que lee “Reference Copy” la consigue visitando http://wireless.fcc.gov/uls/ o también puede conseguirla visitando www.arrl.org/obtain-license-copy.

La información de contacto de la FCC es: Correo postal: FCC – Attn: Amateur Manager, 1270 Fairfield Rd, Gettysburg, PA 17325. Teléfono: (877)480-3201.

Hasta el próximo lunes de boricua

de Victor, KP4PQ

Premio por trabajo…

Radioaficionados de Puerto Rico y las Islas Vírgenes reciben premio…

La Junta de Directores del ARRL le ha conferido el premio “2018 International Humanitarian Award” a la comunidad de radioaficionados de Puerto Rico y de las Islas Vírgenes.

Los radioaficionados de Puerto Rico y de las islas Vírgenes ayudaron en el alivio y recuperación luego del azote del huracán María que cerró la temporada de huracanes en el Caribe por este año, por lo menos así esperamos.

La Junta declaró que los radioaficionados de las islas fueron forzados a prestar ayuda inmediata antes, durante y después de los daños causados. Aun ahora, varios meses después la comunidad de radioaficionados continúa ayudando a muchos ciudadanos que lo perdieron todo. Muchos de los que quedaron sin techo, sin agua, sin energía eléctrica y sin comida están en el proceso de recuperación. El ARRL estableció el “International Humanitarian Award” para reconocer el verdadero esfuerzo y el proceder de todos en perseguir y roseguir la paz y tranquilidad del mundo.

En una moción separada la Junta reconoció el excelente servicio y trabajo y elogió a todos los que de una manera u otra se envolvieron en el esfuerzo para prestar tan necesaria ayuda en momentos críticos de emergencia. Citaron el servicio de excelencia que los radioaficionados prestaron en Puerto Rico, las Islas Vírgenes, el Caribe y Texas y Florida y su exhibición de servicio, sin lugar a dudas, que prestan los radioaficionados al servicio público cuando las comunicaciones convencionales dejan de funcionar.

Con la recomendación del Comité de Asesores Técnicos del ARRL y los comités de Programas y Servicios, la Junta de Directores confirió el “2017 Doug DeMaw, W1FB, Technical Excellence Award” a Joe Taylor, K1JT; Steve Frank, K9AN, y Bill Somerville, G4WJS, por sus artículos “Work the World with WSJT-X” (partes 1 y 2) que aparecieron el QST del mes de octubre y noviembre de 2017.

De nuestra parte comentamos que los radioaficionados puertorriqueños que en muchas ocasiones dejaron su familia y sus propios hogares para ayudar al prójimo necesitado, merecen nuestro mayor agradecimiento ya que en muchas ocasiones trabajaron usando su propia iniciativa y no tuvieron la mano amiga que siempre se requiere de un liderato muy necesario para unir esfuerzos y coordinar los trabajos. No olvidamos al grupo de radioaficionados norteamericanos que también trabajo en Puerto Rico

¡En el trabajo de comunicaciones de emergencia – entendemos nosotros – que la ayuda de líderes es imprescindible y muy importante! para poder brindar un servicio de comunicaciones de emergencia de excelencia a las agencias de gobierno y al pueblo necesitado. Podemos, con la cabeza en alto y nuestros ojos mirando al cielo, dar gracias a Dios y decir: Cuando todo falla… los radioaficionados.

Hasta el próximo lunes de boricua…

73 de Víctor, KP4PQ

Nuevo CEO del ARRL…

Rick Roderick, K5UR – Presidente del ARRL

Barry Shelley, N1VXY, es electo CEO del ARRL… Re-eligen a Rick Roderick, K5UR como presidente…

Barry Shelley, N1VXY,  quien es el actual Oficial Financiero del ARRL, remplaza a Tom Gallagher, NY2RF quien recientemente anunció su retiro después de dos años de servicio en el ARRL. Tom se retira oficialmente el próximo 2 de marzo de 2018.

Barry, el presente “Chief Financial Officer”, se unio al ARRL en enero del 1990 luego de una carrera en la rama financiera de la indistria privada. Es un CPA y se graduó del Colegio Franklin and Marshall con especialidad en contabilidad. Su deporte es el golf. Vive en Simsbury, Connecticut con su esposa Betsy y sus dos hijos.

Shelley servirá en su nueva posición hasta que la Junta escoja a su nuevo CEO y se espera que sirva un papel de asesor en la transición. La Junta creará un comité de búsqueda. Shelley es también secretario de la Junta de Directores del ARRL y no tuvo rivales para esa posición.

Rick Roderick, K5UR, Presidente

Roderick es ahora el presidente número 16 de la Liga, fue reelecto presidente por un segundo término. Rick recibió 9 votos y su rival Tom Frenaye, K1KI, Director por Nueva Inglaterra, solo 6.

La Junta cerró sus trabajos de la Asamblea Anual que celebró el 19 y 20 de enero de 2018.

El Primer Vicepresidente del ARRL, Greg Widin, K0GW, fue declarado re-electo sin oposición. El Segundo Vicepresidente incúmbentes Brian Mileshosky, N5ZGT, no fue a la re-elección por lo que el Director de la División del Pacífico, Bob Vallio, W6RGG, fue electo para tomar la posición de Mileshosky. Vallio recibió 8 votos contra 7 por el único otro candidato para la Segunda Vicepresidencia, el Director Jim Pace. La elección de Vallio quiere decir que el incúmbentes, el Vicedirector Jim Tiemstra, K6JAT, será su sucesor como Director de la División del Pacífico. creando una vacante de Vicedirector en esa División que se llenará por nombramiento.

Como Vicepresidente de Asuntos Internacionales, Jay Bellows, K0QB, no tuvo oposición y fue re-electo. El tesorero incúmbente Rick Niswander, K7GM, fue re-electo sin oposición. La Junta eligió a la Comptroller Diane Middleton, KC1BQF para reemplazar a Shelley como “Chief Financial Officer”.

La Junta también nombró a miembros para su Comité Ejecutivo. Los electos fueron, el nuevo Director de la División de Dakota, Matt Holden, K0BBC; el Director Frenaye; el Director Jim Boehner, N2ZZ, y el Director Dale Williams, WA8EFK. El Director de la División Delta, David Norris, K5UZ, fue el escogido para completar el comité.

La Junta eligió a los Directores Mileshosky, Norris, y Frenaye a tres nuevos términos en la Junta de la Fundación..

Hasta mañana, lunes de boricua,

73 de Victor, KP4PQ

Se retira Tom Gallagher

Tom Gallagher-NY2RF, CEO del ARRL, se retira…

El CEO del ARRL durante los dos pasados años anunció su retiro precisamente cuando la Junta de Directores del ARRL se prepara para su próxima reunión el 19-20 de enero de 2018. Piensa dejar su posición libre el 2 de marzo próximo. Tom remplazó hace dos años a David Sumner, K1ZZ quien fue CEO del ARRL por muchas decadas.

Gallagher, que ya había discutido su posible retiro con el presidente Rick Roderick, K5UR, le expresa su gratitud a él y a la Junta de Directores por haberle dado la oportunidad de ayudar a guiar la organización.

David Sumner-K1ZZ

“Ha sido un gran privilegio server en capacidad de CEO por los pasados dos años, y estoy altamente agradecido de la Junta de Directores y del Rick Roderick, K5UR, por su respaldo y animo” dijo Gallager.

El presidente Roderick expresó su aprecio por la contribución de Gallagher al ARRL. El ARRL está en una transición hacia una nueva generación para la radioafición. Los cambios no llegan fácilmente” dijo Roderick. “Tom nos ayudó a dar un paso adelante por lo que estamos muy agradecidos por su servicio a la Liga y a la radioafición”, añadió.

Gallagher, de 69 años de edad, citó cambios recientes que incluyen la nueva ley de impuestos que hizo poco atractivo para él seguir trabajando en Connecticut, donde están los cuarteles generales del ARRL. La Junta, en su reunión de la próxima semana evaluará y determinar los próximos pasos a tomar en la búsqueda de un remplazo

Entre los logros principales de Tom como CEO el crear un nivel más alto de profesionalismo y eficiencia en la organización que representa más de 150,000 radioaficionados americanos, Gallager también participó en cambios significativos en la actividad financiera de la organización.

Licenciado en Pennsylvania en el 1966 como WA3GRF (más tarde N4GRF en Carolina del Norte), Gallagher es miembro del West Palm Beach Amateur Radio Group. Se ha descrito así mismo como un DXista incurable y le acredita a su primera visita a la estación W3TKQ del Franklin Institute Amateur Radio en el 1963 la inspiración y su interés en la radioafición.

La radioafición lo llevo a su Carrera en la radio comercial. Fue camarografo y técnico en la WGBH-TV en Boston, la CBS Television Network, y WIP Metromedia Radio en Philadelphia.

Gallagher se unió al ARRL luego de 3 décadas como banquero ejecutivo de inversiones internacionales. Su carrera incluye posiciones en JP Morgan Chase & Co y CIBC Oppenheimer & Co en New York, y con Wachovia Capital Markets in Charlotte, Carolina del Norte. También sirvió como profesor en la Walsh School of Foreign Service en la Universidad de Georgetown y como CEO de la Secondary School Admission Test Board en Princeton, New Jersey. También ha servido en las juntas tanto como públicas como sin fines de lucro en Compañías NYSE; la afiliada NPR en Charlotte, Carolina del Norte, la junta ejecutiva del PENN Fund en la University de Pennsylvania, y el International Center of Photography.

De nuestra parte deseamos a Tom que siempre fue buen amigo de Puerto Rico, a su YL Lindy Allyn y sus tres hijos, que compartan un feliz retiro de su incumbencia en el ARRL y le deseamos buena suerte en futuras incursiones en la vida profesional norteamericana. Quizás lo volvamos a escuchar desde West Palm Beach, Florida si es que desea regresar al sur.

Hasta el próximo lunes de boricua

73 de Victor, KP4PQ

Pasó María…

Paso María, pasó el amago de tsunami, el programa de Los Rayos X y…

pasaron  casi todos los asuntos que tuvieron que ver con la radioafición. La marea está volviendo a su nivel y se ve un atisbo de normalidad entre los radioaficionados. Aunque todavía hay muchos puertorriqueños pasando por una época de devastación y tristeza que no debemos olvidar.

La radioafición de Puerto Rico funcionó por muchos años como una agrupación más o menos unida. Una comunidad donde muchos, pero no todos los radioaficionados son socios del ARRL por lo que se organizó la Sección de Puerto Rico del ARRL. El American Radio Relay League es una organización que reúne a los radioaficionados de muchas partes del mundo con el propósito de mantener a sus socios y no-socios unidos e informados de los acontecimientos relacionados con las comunicaciones. El ARRL por décadas ha unido esfuerzos para proteger a la radioaficionados de ataques de otros grupos interesados en el espectro de radio y velando siempre que los proyectos de ley no nos quiten el derecho a las frecuencias asignadas al Servicio de Radioaficionados.

La radioafición es una combinación de un servicio, especialmente durante emergencias y la diversión. El radioaficionado debe estar preparado para ayudar a las agencias de gobierno y al público cuando debido a desastres los sistemas de comunicaciones convencionales dejan de funcionar.

Puerto Rico tiene agencias buenas y no tan buenas para ayudar en casos de emergencia, la labor de estas agencias es ayudar en la preservación de la vida humana y la protección de la propiedad.

Puerto Rico, aunque relativamente pequeño tiene unas necesidades muy especiales en cuanto a comunicaciones debido a su terreno. Las comunicaciones agenciales e inter-agenciales se llevan a cabo en frecuencias altas. Estas frecuencias son excelentes para comunicar, pero presentan un inconveniente, como todos sabemos las ondas de VHF y UHF viajan en línea de visión. Esto quiere decir que su efectividad llega solamente hasta encontrarse con una estructura o montaña. En otras palabras, estas señales llegan un poco más lejos que hasta donde nuestra visión llega. Es por eso que estos sistemas dependen casi 100% de repetidores colocados en lugares altos. La combinación de radios base y repetidores forman una red excelente de comunicaciones para cubrir toda la isla en tiempos normales.

¿Qué sucede entonces? ¿Porqué nos quedamos sin comunicaciones con tanta facilidad?

Sencillo, las estaciones repetidoras están en lugares altos y aislados en muchas ocasiones con acceso por carreteras secundarias o caminos. Es precisamente a esos lugares que los vientos de tormenta, las tormentas eléctricas el mal tiempo atacan con mayor fuerza. Si las estaciones repetidoras pierden su antena, la energía eléctrica o la ayuda de plantas de emergencia todo el sistema queda trunco y prácticamente inservible.

Lo arriba expresado nos permite entender el ya famoso dicho – “Cuando todo falla, la radioafición”. Los radioaficionados tenemos la autorización de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) para usar lo que llamamos las “bandas bajas”. Una virtud que estas bandas tienen es su alcance. Las bandas bajas llegan mucho más lejos que las altas. Los radioaficionados pueden comunicar de antena a antena sin necesidad de estaciones repetidoras intermedias a largas distancias, podemos hablar con nuestro vecino cercano hasta con un radioaficionado al otro lado del mundo.

Sabido todo esto, vemos ahora con claridad que la radioafición es un recurso clave para las agencias de gobierno. Dejando a un lado la parte de “diversión”, durante emergencias, los radioaficionados debemos acercarnos a las agencias de gobierno y ofrecerles nuestra ayuda en cuanto a comunicaciones de emergencia.

Estos servicios no son efectivos si pretendemos organizarlos cuando se nos viene encima una emergencia. Se requiere organización previa de agencia y radioaficionados.

El Servicio de Radioaficionados por lo general cuenta con un recurso excelente para lograr esto – el “American Radio Relay League” (ARRL). Tenemos una organización local electa por la comunidad de radioaficionados local, cuando está bien dirigida establece la relación entre los radioaficionados y las agencias servidas. Cuando no hay liderato es un fracaso.

Seguiremos con este tema próximamente.

¡Hasta entonces, disfrutemos de la energía eléctrica si nos llegó, y si no nos llegó roguemos porque nos llegue!

Hasta el próximo lunes de boricua…

Muchos 73 de Victor/KP4PQ

Otra gotita de nuestra historia…

Cuenta sus experiencias…

Incluimos para el deleite de nuestros lectores , las experiencias de Don Juan Carlos Vergne cuya juventud transcurrió sirviendo como operador de radio en la Marina de los Estados Unidos. Movido por el deseo de viajar y ver al mundo, desde muy joven ingresó en la Armada como artillero. En ese puesto lo sorprendió la entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. La Marina movilizó a sus artilleros, operadores de radio y el cuerpo de señales y les asignó misiones en distintos buques que navegaban entre Europa y América.

En su puesto de artillero en el buque “Antilles”, encontramos poco tiempo después a Juan Carlos, un muchacho de 17 años. Pronto se inician los viajes a Francia y es en estas travesías que conoce a un norteamericano de apellido Osborne y entabla amistad con el.  El Sr. Osborne lo inició en el campo de la radiotelegrafía; era operador de radio en el Antilles y en sus ratos libres le explicaba a su amigo Vergne el funcionamiento del equipo. Le prestó, además, un pequeño instrumento para producir las señales. Fue está la primera experiencia que tuvo Vergne con instrumentos de telegrafía.

Describe Vergne su trabajo como artillero interesantísimo, pero sumamente molesto. La mayor parte del tiempo tenía que permanecer sobre cubierta y cuando azotaba el viento y el oleaje frio del Atlántico del Norte, barría la cubierta de la nave, miraba con gran nostalgia la cabina tibia y cómoda donde estaba instalado el Sr. Osborne operando sus aparatos de radio. De ese anhelo de comodidad y sosiego le nació el interés por la telegrafía. Pero antes de realizar sus deseos tuvo una experiencia desoladora.

Era el tercer viaje de regreso de Francia. Su barco, junto a otros dos, formaban un convoy con destino a los Estados Unidos. Por un desperfecto en uno de los barcos se vieron obligados a reducir la velocidad. Al tercer día de marcha, frente a las costas de Brest, un submarino alemán logró hundir el barco mayor, el Antilles, pereciendo sesenta y siete personas de la tripulación. Los supervivientes fueron conducidos a Francia donde permanecieron unos meses como medio de recuperación

Al regresar a los Estados Unidos, Vergne y el grupo de náufragos fueron llevados a cuarteles en Brooklyn. Fue entonces cuando Vergne vio la oportunidad propicia para solicitar admisión al Departamento de Radio de la marina. Se entrevistó con Mr. Muller, dirigente general del Departamento, quien le indicó que hiciera la solicitud por escrito. Su interés era tan grande que en breves minutos redactó la carta de solicitud y la sometió a las autoridades competentes. Luego se fue a su barraca con sus compañeros sobrevivientes, se compró todos los libros de radio que consiguió en New York y se dedicó a estudiar de día y de noche, privándose de las muchas diversiones que les proporcionaban a los soldados y marinos los multi-millonarios de la quinta Avenida. Durante el tiempo que permaneció en New York solo asistió a las óperas que cantó Caruso en la Opera Metropolitana y alguna que otra reunión de carácter expansivo.

Pocos días después fue transferido a los cuarteles de los radiotelegrafistas llegados de Harvard a revalidar mediante exámenes de clave Morse, técnicas y procedimientos de tráfico. Se le ordenó presentarse inmediatamente con su ropa y demás pertenencias, porque su traslado era definitivo. Para aquella época los operadores de radio de la Armada se preparaban en la Universidad de Harvard, donde se les ofrecía un curso que duraba seis meses. Estos estudiantes, conocidos como los “Harvard Boys”, eran ya populares en los Estados Unidos. Para recibir sus licencias de tercera clase tenían que someterse a un examen de revalida en Brooklyn, en el mismo lugar donde se encontraba Vergne.

Frente a largas mesas de madera sentaban a los aspirantes, cada uno con un par de audífonos. Vergne fue llamado para recibir instrucciones el mismo día en que sometían a examen a 86 estudiantes de Harvard. El encargado de los examenes vio al joven aspirante puertorriqueño interesado en la labor de los estudiantes próximos a someterse a la prueba y lo invitó en tono de broma para que tratara de interpretar lo que escuchaba por los audífonos. Al finalizar el examen, que duró 10 minutos, se le pidió a Vergne, todavía en tono de broma que leyera su hoja. Para gran asombro suyo, y de los demás, Vergne había sido el segundo entre los 86 estudiantes. Las horas que sacrifico estudiando en su barraca no habían sido en vano. Recibió muchas felicitaciones y las insignias como operador de tercera clase. Fue entonces a despedirse de sus compañeros – los supervivientes del Antilles – con quienes había compartido el tiempo que pasó en Brooklyn.

Días después se preparaba para salir en el “Florencia H” con rumbo a Europa. Una fiebre repentina lo retuvo en tierra sin que pudiera embarcar a tiempo. Un joven de apellido Long, el más brillante del grupo de operadores de Harvard, fue asignado al puesto de Vergne en el Florencia H, que salía con un cargamento de explosivos Du Pont. Días después el Florencia H fue alcanzado por un torpedo alemán pereciendo todos los tripulantes.

Vergne fue asignado entonces al “Winbago” donde desempeñaría el puesto de primer operador. El Winbago era el vice- comodoro de un convoy de 68 barcos que saldría de Norkfolk, Virginia con rumbo a Francia. Durante la travesía, el asistente de Vergne se enfermo y nuestro compatriota tuvo que hacer una guardia de 52 horas corridas.

Cuando se acercaba el barco a Francia, Vergne recibía las noticias que transmitía en clave Morse una estación instalada en la Torre Eiffel en París. Su labor consistía en hacer la traducción de las noticias del francés al inglés.

Al llegar a Francia, en la desembocadura del río Garona, escuchó por primera vez una transmisión en telegrafía que hacia un dirigible que volaba sobre el barco.

En aquella época la Marina empleaba en algunos barcos cuatro operadores en cada turno – uno situado en el puente sobre cubierta; otro recibía las noticias y las traducía con la ayuda de un asistente y el cuarto transmitía los mensajes.  El primer radioteléfono usado por Vergne fue a bordo del “Sub-Chaser 40” en el Mar del Norte, en el 1919 y consistía de un transmisor de 30 vatios que se usaba para comunicación a corta distancia entre las distintas unidades de la flota. Los operadores solían mantener entre sí charlas durante la noche.

Al finalizar la guerra, Vergne fue a prestar servicios en el Mar del Norte en operaciones de barreminas. En el 1920, licenciado ya de la Marina, Vergne regresó a Puerto Rico como operador comercial, el primero en la Isla, respaldado por la RCA para fomentar la instalación de una estación radiotelegráfica unida a una radioemisora experimental de baja potencia. Tras semanas de estudio del negocio de cables en la Isla, Vergne sometió su plan a varias personas de dinero. La empresa comenzaría con mensajes a New York, España y los países del área del Caribe.

Nadie respaldo la empresa boricua que hubiera iniciado a una estación idéntica a la que luego instaló la RCA en el edificio Ochoa del Viejo san Juan, y hubiera atraído la radiodifusión a Puerto Rico en 1920. Solamente Don Rafael Colorado se mostró entendedor profundo del plan e hizo diligencias para lograr levantar la empresa, pero nunca pudo conseguir apoyo económico.

Hasta el proximo lunes de boricua

de Victor/KP4PQ